#CosasDeJuande

Después de tres días de persecución incesante y ya sin fuerzas, la luciérnaga se detuvo ante la mirada sorprendida de la serpiente que la perseguía y esta le preguntó:

– Ya que me vas a comer ¿Puedo preguntarte una cosa?

– No acostumbro, le dijo la serpiente, pero hoy voy a hacer una excepción.

-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? preguntó la luciérnaga a la serpiente

-NO

-¿Te hice algún mal?

-NO

-Entonces ¿por qué quieres acabar conmigo?

Tras meditar un rato la serpiente respondió:

– Porque no soporto verte brillar

 

luciernaga

#CosasDeJuande

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Juande Dios Salinas. Todos los derechos reservados.