• Home
  • /Blog
  • /Cambiar un hábito en sólo 21 días
Cambiar un hábito en sólo 21 días

Cambiar un hábito en sólo 21 días

¿Qué es un hábito?

Un hábito es un comportamiento repetido regularmente, que se ha aprendido en un momento dado de nuestras vidas. Existen diferentes tipos de hábitos que podríamos categorizar como: Hábitos físicos, afectivos, sociales, morales, intelectuales, mentales, higiene, etc.

La consecución de los hábitos tiene mucho que ver con nuestro cerebro. Nuestro cerebro está compuesto por neuronas. Son células que su misión es la de comunicarse con otras células del cuerpo ya sean nerviosas, musculares o glandulares que transmiten señales eléctricas, llamadas impulsos nerviosos.

En la manera en cómo nuestras neuronas estén conectadas, así seremos capaces de actuar de una forma u otra.

¿Cómo funciona el cerebro y las neuronas?

Imaginemos que el cerebro es una montaña. Tenemos elementos de esa montaña que nos viene dados genéticamente, como las montañas, las piedras, los árboles. Ahora imagina que todas las montañas, los valles y las praderas son extensiones de tierra llenas de un césped verde y brillante. La primera vez que nos movamos por esas montañas lo haremos por el camino que nos resulta más fácil. Cuando pasamos varias veces por el mismo sitio en un terreno con césped iremos dejando una huella llamada sendero. A medida que vayamos pasando más y más veces iremos marcando más ese sendero y haciendo un camino visible. A partir de entonces nos costará salir de esos caminos y de esa ruta. Si queremos crear un hábito o comportamiento nuevo, tendremos que salir de esa ruta y crear una nueva. Al volver a pasar varias veces por ese nuevo sendero iremos dejando un nuevo camino por el que caminar hacia un nuevo destino (Hemos creado nuevas conexiones neuronales en nuestro cerebro). Lo que ocurre es que el camino que veníamos haciendo con anterioridad no se pierde, perdura durante muchos años hasta que llega un momento que la propia vegetación acabará por borrarlo.

Por lo tanto, para crear nuevos aprendizajes, hemos de ser conscientes de que tenemos que salir de ese camino y comenzar uno nuevo. El hábito se crea cuando utilizas el nuevo camino durante el tiempo necesario para que transites por él de manera inconsciente. A esta conexión de nuevos caminos, es decir conexiones neuronales, se le denomina neuroplasticidad cerebral.

 ¿Cuánto tiempo necesitamos para crear un hábito?

 Un hábito, dependiendo de cada persona puede llevarnos desde los 21 días hasta 66 días, según un estudio publicado en la European Journal of Social Psychology.

 A partir de los 20 años las neuronas empiezan a apagarse y morir. Aunque no a todos les ocurre por igual. Las personas que se enfrentan a continuos retos mantienen sus neuronas más jóvenes.

 Y por eso, al igual que entrenamos y nos preocupamos por nuestra salud física, por ejemplo haciendo deporte en un gimnasio o al aire libre, también deberíamos entrenar nuestra salud mental, realizando nuevas conexiones neuronales. Es decir, re-aprendiendo y aprendiendo nuevas acciones.

 ¿Por qué se cambia un hábito o se crean nuevos?

El cerebro tomas acciones de manera inconsciente de todas aquellas cosas que nos causan placer o consume poca energía procesar. Muchas veces los hábitos ‘fáciles’ no son los mejores para nuestra vida. Fumar, beber, procrastinar, etc. Para cambiar un hábito hace falta, o una motivación muy fuerte o una buena ‘bofeteda’ para que actuemos. Por ejemplo, aquellas personas que sufren un infarto o han estado al borde de la muerte, cuando toman conciencia de lo que les ha ocurrido cambian rápidamente sus hábitos.

cambio en hábitos

¿Cómo crear nuevos hábitos?

 Lo primero que tenemos que tener presente en nuestra nueva disposición de crear un nuevo hábito es la disciplina. A partir del momento en el que quieres crear un hábito, la disciplina ha de implantarse en tu vida como si de un valor principal se tratase.

1.- Toma conciencia del hábito que quieres cambiar o crear. Detecta el hábito que quieres cambiar o modificar y toma conciencia de que ese hábito va a ser eliminado y suplantado por otro nuevo más saludable o positivo. Busca ese nuevo hábito por el que cambiar al antiguo y ahora te concentras únicamente en el nuevo hábito y en todo aquello que vas a hacer para incorporarlo en tu vida. Si lo que quieres es crear un hábito nuevo, céntrate en ese nuevo hábito. Mi consejo es que incorpores a tu rutina un solo hábito a la vez. Cuando veas que funciona todo lo que te comento, podrás ir incorporando nuevos hábitos a tu rutina.

2.- Hazle la autopsia al hábito. En este punto es cuando has de hacerte estas preguntas: ¿Por qué hago esto? ¿De dónde me viene este hábito? ¿Qué voy a mejorar en mí con el nuevo hábito? ¿Cómo va a ser mi vida con ese nuevo hábito?

Analiza muy bien las causas que te provocan un hábito antiguo y los beneficios que te provocarán su cambio o eliminación.

3.- Planifica tu cambio de hábito y apúntalo en la hoja de hábitos. Utiliza una pequeña libreta donde anotarás la progresión de los nuevos hábitos que incorpores a tu vida. Dibuja una columna con los días de 1 al 21 y al lado otra columna con el suficiente espacio para anotar lo siguiente: Si has cumplido ese hábito en el día anotas un check en la casilla. Si por el contrario, no has podido cumplir ese objetivo, anota qué situación ha sido la que ha provocado que no lo cumplas. Si durante 21 días alguna vez rompes la rutina del nuevo hábito, deberás empezar de nuevo. A partir de los día 21 días sin romper ese hábito deberás hacer un mantenimiento hasta los 66 días que, según dicen los expertos en neurociencia, es cuando se incorpora ese hábito a nuestra rutina haciéndolo ya de manera inconsciente.

4.- Cuenta y comparte tu hábito a tu entorno. Es más fácil comprometerse con los demás que con uno mismo. Si le dices a tu entorno que vas a incorporar un nuevo hábito, ellos te irán recordando lo que les dijiste si ni lo cumples. Por ejemplo, si te comprometes a dejar de fumar, o comerte una manzana a media mañana en vez de un snack salado, si te ven fumar o tomarte esas patatas a media mañana, lo más probable es que te pregunten, ‘pero.. ¿tú no ibas a dejar de fumar?. O ¿tú no ibas a tomarte una  manzana todos los días a media mañana?

5.-Actúa conscientemente. La única forma de incorporar a tu vida un nuevo hábito es haciéndolo. Pero si quieres hacerlo de una manera que te resulte más fácil, lo puedes hacer de la siguiente manera. Cuando ejecutes el nuevo hábito, hazte consciente de los beneficios que te aporta ese hábito. Mientras saboreas esa manzana que te comes ahora a media mañana, visualízate más saludable, más delgado o simplemente escucha y mira lo que los demás te van a decir cuando te vean más saludable. Utiliza la visualización creativa mientras estás realizando esa acción, de esta manera conseguirás anclar unas imágenes positivas y esperadas a la acción del nuevo hábito.

6.- Dormir lo suficiente: El cerebro consolida los nuevos hábitos mientras dormimos, por lo tanto el descanso es fundamental. Antes de ir a la cama repitamos el paso 2 pero en positivo. ¿Cómo es mi vida con mi nuevo hábito? ¿Qué beneficios obtengo al incorporar el nuevo hábito? Y dite a ti mismo. ‘Me siento feliz incorporando este nuevo hábito en mi vida’

7.- Celebra el resultado: A los 66 días, celebra que has llegado a cumplir tu objetivo. Haz una fiesta, cómprate algo, o simplemente felicítate, ya que has conseguido algo importante. A nuestro cerebro le gusta todo aquello que le aporta placer, por lo tanto haz algo que te haga sentir bien, porque a estas alturas te mereces lo mejor.

Espero haberte ayudado con estas indicaciones sobre los hábitos. Recuerda, como dice Og Mandino,

‘Sólo un hábito puede dominar otro hábito’

Juan de Dios Salinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*