Cómo mantener los propósitos del nuevo año

Cómo mantener los propósitos del nuevo año

Cómo mantener los propósitos de primero de año durante los 365 días del nuevo año.

Seguramente te sonará esto de… a primero de año empiezo la dieta, a primero de año me apunto al gimnasio, a primero de año dejo de fumar.

¿Sabías que…?

El 77% de las personas abandonan sus propósitos durante la primera semana.

El 40% mantiene sus nuevos propósitos durante dos meses.

Y únicamente el 19% aguanta sus conductas nuevas por un periodo de más de dos años.

¿Ya sabes en qué grupo te encuentras?

Lo cierto es que los comienzos son apasionantes porque se nos presenta un horizonte nuevo ante nosotros. Lo damos todo, echamos energía, interés, constancia. Lástima que para la mayoría de personas estos nuevos propósitos acaban en el cajón de las tareas inacabadas.

Pero no te preocupes, ahora estás a tiempo de descubrir cómo puedes mantener estos propósitos durante el resto del año. Quiero darte 7 claves, que si las llevas a cabo, te llevarán a mantener tus objetivos para este 2015.

Propósitos para el nuevo año

CLAVES:

La clave de todo está en definir los propósitos de manera clara y detallada. Evidentemente los objetivos o propósitos han de ser alcanzables y medibles, es decir, no te pongas objetivos como, por ejemplo, querer ir a unas olimpiadas a tus 45 años si en tu vida has hecho deporte o ser piloto de una aerolínea comercial con un alto porcentaje de miopía. Y por otra parte, lo fundamental es que esos objetivos sean medibles, es decir, perder 20 kilos a lo largo del año, fumar cero cigarrillos dentro de 5 meses, etc.

1.- Anota los nuevos propósitos en la ‘libreta de los propósitos’

Cómprate una libreta pequeña, tipo agenda, donde vas a escribir una lista con los propósitos para este nuevo año. Yo te recomendaría que no hagas una lista interminable de propósitos. Puedes segmentar la lista en diferentes apartados como, trabajo, familia, pareja, deporte, salud, hobbies, amigos, etc. y marcarte no más de dos propósitos por cada uno de ellos.

    –  Lee todas las noches los objetivos y valora si lo que has hecho durante la jornada va encaminado a cumplir dichos propósitos.

      –  Al levantarte, vuelve a leer tus propósitos y comienza a programar cómo será el día para que encamines tus acciones en el cumplimiento de esos objetivos.

2.- Dividir un gran propósito en pequeños propósitos.

 Si te marcas grandes objetivos, acabarás aburriéndote porque la meta la vas a tener muy lejos.

 –    Por ejemplo si quieres perder 20 kilos durante este año, no te centres en la meta de perder los 20 kilos. Vamos a imaginar que perderás los 20 kilos en los próximos 10 meses. Cambiamos el foco del objetivo principal y dividimos los 20 kilos entre los 10 meses. Tu nuevo objetivo será perder 2 kilos al mes. ¿A que esto suena mejor? Bien, pues no debes quedarte ahí.  Si en un mes has de perder 2 kilos y teniendo en cuenta que cada mes tiene 4 semanas, tu nuevo objetivo va a ser perder 500 gramos semanales. ¿A que esto suena aún mejor?

De esta manera te estás marcando metas a muy corto plazo con objetivos fácilmente alcanzables.

3.- Describe cómo te sentirás y cómo te ves cuando alcances el propósito.

Junto a cada propósito del nuevo año que has apuntado en la libreta de los propósitos, describe cómo te sentirás cuando alcances el objetivo final. Observa el futuro y obsérvate con 20 kilos menos. Imagínate la sensación de ligereza, de salud, de movimiento fácil. Escucha lo que te dirán las personas que te conozcen cuando te vean con 20 kilos menos. Siente, huele, escucha y mira cómo será uno de tus días con esos 20 kilos de menos.

4.- Cambia tu forma de pensar y vigila tus pensamientos.

 Mucho cuidado con lo que piensas. Si repites un pensamiento negativo durante mucho tiempo acabarás actuando como estás pensando. Transmuta los pensamientos negativos en positivos. Cuando pienses.. buff qué duro es bajar de peso, no puedo, no voy a ser capaz, etc. Cambia tu manera de pensar a positiva y dite a ti mismo, qué bien me voy a sentir cuando cumpla mi propósito, este pequeño esfuerzo tiene una gran recompensa, si soy capaz de perder los primeros 2 kilos, sólo he de seguir esta rutina. Y no sólo se trata de pensar. Cuando hables con los demás, habla desde el prisma positivo, porque tus pensamientos, se convertirán en palabras, tus palabras se convertirán en actos, tus actos se convertirán en hábitos, tus hábitos se convertirán en tu carácter y tu carácter se convertirá en tu destino.

Lo que pensamos nos da forma, si piensas positivo tu destino es positivo. Si piensas negativo, ¿cómo crees que será tu destino?

5.- Prémiate por los pequeños logros y celebra los grandes objetivos.

 Hay que mimarse y hay que premiarse a uno mismo. Si en un mes has dejado los dos kilos que tenías en tus propósitos y te apetece comerte un trozo de pastel, hazlo. Si quieres premiarte con una sesión de cine con palomitas, hazlo. Si tu propósito era dejar de fumar y lo has conseguido, date un gran capricho. Un viaje, un vestido, una cena, lo que sea que te haga sentir feliz y satisfecho por haber cumplido esos propósitos. Tenemos que querernos más, mimarnos más y regalarnos más.

6.- Si algo no funciona, haz otra cosa.

Si haces siempre lo mismo y no hay cambios, obtendrás lo mismo.

Debes de tomar lectura constantemente de los resultados que vas obteniendo. Por eso comentaba antes que los objetivos han de ser medibles, porque de esta manera sabemos si vamos por el buen camino o no. Si decidimos perder peso, sin definir cuánto, ni el tiempo en el que queremos perderlo, siempre estaremos perdidos. Si ves que no obtienes los resultados, pregúntate si el propósito era demasiado ambicioso para ti y baja expectativas, o bien cambia las acciones que estás llevando a cabo para alcanzar dicho propósito.

7.- No te obsesiones por el resultado. Ilusiónate por el camino.

No te obsesiones por llegar al resultado esperado. Eso hará que estés en un continuo stress y en una continua justificación de tus acciones. Disfruta el viaje, de las acciones, de los aprendizajes que estás obteniendo, las personas que te acompañan y que te motivan. Ilusiónate por el camino sin perder de vista el resultado.

 Espero que te sirvan de guía estas siete claves y disfrutes del 2015 con sus aciertos y con sus errores. Recuerda que el 2015 no va a ser mejor o peor por sí mismo. Lo que puede hacer grande un año son tus propias acciones y decisiones.

Mucho éxito!

Juan de Dios Salinas

2 thoughts on “Cómo mantener los propósitos del nuevo año

  1. Hola, tocayo, me ha sorprendido mucho ver un tocayo bloguero, pero, si además tenemos otras varias cosas en común… es todavía más sorprendente… escribir, yoga, reflexiones sobre la vida o el mundo en el que creemos que estamos viviendo, decirle a la gente lo que vemos en el mundo… etc., etc. Sorprendente. Me ha sorprendido.

    Lo que nos dejas en este artículo me ha recordado mucho a anteriores lecturas, muy gratificantes, de Wayne Dyer.

    Un saludo

    http://juandeu.blogspot.com.es/

    Juande

    • Juande Salinas

      Hola Juande!!
      Un placer tener a un tocayo por mi blog y más si compartimos intereses por el desarrollo personal. Pasa, ponte cómodo, esta es tu casa. Comenta y usa el blog como tú quieras. Estaré encantado de compartir y de conversar los temas que publico.
      Le he echado un vistazo a tu blog. Me gusta!!
      Un saludo,
      Juande


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*