• Home
  • /Blog
  • /Cómo mejorar nuestra Inteligencia Emocional
Cómo mejorar nuestra Inteligencia Emocional

Cómo mejorar nuestra Inteligencia Emocional

¿Qué es la Inteligencia emocional?

Podríamos definir la Inteligencia Emocional, como la capacidad para reconocer nuestras emociones y la de los demás.

Si buscamos la raíz de la palabra Inteligencia vemos que proviene del latín, intellegentĭa, que es la capacidad de pensar, entender, asimilar, elaborar información y emplear el uso de la lógica para solucionar un problema o situación. Del latín proviene también la palabra emoción, que proviene del verbo emovere, moverse hacia. Por lo tanto podemos entender la palabra inteligencia emocional como la capacidad resolutiva de gestionar las emociones que nos mueven hacia un estado concreto.

Al igual que vamos a un gimnasio para mejorar y fortalecer nuestros músculos, deberíamos plantearnos ir al gimnasio para mejorar nuestra Inteligencia Emocional. ¿Eso se puede hacer? Bueno, no es necesario ir a un gimnasio ni nada parecido, pero podemos tomar conciencia de lo que significaría trabajar nuestra inteligencia emocional. En realidad no hace falta un sitio concreto para trabajarla. Nuestra vida, nuestro entorno es el mejor de los gimnasios.

La inteligencia emocional implica cinco capacidades básicas: descubrir las emociones y sentimientos propios, reconocerlos, manejarlos, crear una motivación propia y gestionar las relaciones personales. Casi nada, ¿verdad? Aunque esto, leído de esta manera, puede parecer fácil. Aprender a gestionar nuestras emociones puede tardar un poco más que en comprender la anterior frase.

 Alguien que dispone de inteligencia emocional es quien:

  • Es capaz de reconocer sus emociones negativas y de controlarlas.
  • Al utilizar la empatía en sus relaciones sociales, tiene mayor capacidad de comprender a las personas que le rodean, por lo tanto tiene más capacidad de relacionarse positivamente con los demás.
  • No se viene abajo por las críticas. Para una persona emocionalmente inteligente, verá una crítica como el mejor regalo que le puedan ofrecer, ya que aprenderá de las críticas para mejorar.
  • Al saber gestionar las emociones negativas, una persona con inteligencia emocional, será más feliz.
  • Al aprender de los errores y fracasos, este tipo de personas son más resilientes.

¿Cómo mejorar tu inteligencia emocional?

 No podemos eliminar las emociones de nuestro cuerpo. Forman parte de nuestra biología. La forma en la que nuestro cerebro percibe estos cambios, es lo que llamamos sentimientos o sensaciones. Nos ayudan a decidir. Si deseas mejorar tu coeficiente de inteligencia emocional puedes practicar estas diez propuestas.

1.- Aprende a diferenciar, emoción, sentimiento y estado de ánimo.

La emoción es el interruptor ante una situación. Es un proceso químico que gestiona nuestro cuerpo. El cerebro ante una situación determinada segrega hormonas y neurotransmisores que posteriormente causan un estado emocional concreto. El sentimiento es la percepción que tenemos ante un hecho producido por una emoción y su duración es mayor que la de la emoción. Podemos decir que el sentimiento es el resultado de una emoción.

Cuando el estado emocional permanece durante mucho tiempo, le llamamos estado de ánimo.

2.- Conoce las 6 emociones básicas.

  • MIEDO: Anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad.
  • SORPRESA: Sobresalto, asombro, desconcierto. Es muy transitoria. Puede dar una aproximación cognitiva para saber qué pasa.
  • AVERSIÓN: Disgusto, asco, solemos alejarnos del objeto que nos produce aversión.
  • IRA: Rabia, enojo, resentimiento, furia, irritabilidad.
  • ALEGRÍA: Diversión, euforia, gratificación, contentos, da una sensación de bienestar, de seguridad.
  • TRISTEZA: Pena, soledad, pesimismo.

3.- Sé espía de tus emociones y analiza tu cuerpo.

Observa de qué manera y cuándo sientes una emoción. Busca relación entre emociones y mensajes de tu cuerpo. ¿Cómo te sientes cuando te interrumpen en una conversación? ¿Cómo te sientes cuando te rechazan? ¿Cómo te sientes cuando la persona que te gusta te besa o abraza?

4.- Observa el lenguaje no verbal y pon atención al leguaje corporal de los otros.

Busca expresiones de tu cuerpo que identifiquen una emoción. Caminar con la cabeza baja y la espalda ligeramente inclinada hacia delante puede significar tristeza. Cuando te sientes feliz tus ojos brillan y tus labios dibujan una sonrisa. Lo mismo ocurre en los demás. Cuando vayas por la calle observa a las personas e intenta analizar cómo se sienten, simplemente con su lenguaje corporal.

5.- Nunca te juzgues por tus sentimientos.

No te juzges por sentir miedo, asco, tristeza o cualquier otra emoción. Todos los humanos y los animales sienten emociones. Es genético. No hay emociones malas ni buenas, son solo eso, emociones. No eres peor persona por sentir miedo o tristeza. No eres mejor persona por sentir alegría. Juzgar viene del ego y el ego de la mente. Cuando no te juzgas, te liberas de todo.

6.- Localiza los anclajes que te producen una emoción o sentimiento concreto.

Cuando se repite un patrón emocional, hay que analizar de dónde viene ese sentimiento o emoción. Por ejemplo, si el domingo por la noche se me hace un nudo en el estómago y siento rabia o tristeza, es posible que al pensar que tengo que ir al trabajo me sienta así. Piensa el por qué. Es posible que no te guste tu trabajo, que tu jefe te exija demasiado, o cualquier otra causa. Analízala y pon solución.

7.- Mejora tu nivel de empatía.

Te dejo el post donde hablo sobre la empatía. Échale una lectura y aprenderás a mejorar tu nivel de empatía. Empatía y neuronas espejo.

8.- Evita las conversaciones críticas y vacías.

Las personas que se dedican a criticar o las conversaciones críticas no te aportan nada positivo. Huye de ellas y cada vez que caigas en una crítica, hazte consciente que no te va a traer nada bueno. La crítica te pone en el lado negativo de la vida. Aprende a valorar los aspectos positivos de las personas de esta manera vivirás desde la parte constructiva, no desde la destructiva.

 9.- Utiliza el cuaderno emocional para apuntar las emociones al cabo del día.

Usa un cuaderno para anotar las emociones que sientes a lo largo del día. Te asombrará conocer la cantidad de veces que estamos sintiendo emociones y lo invisibles que se vuelven ante nuestros ojos. Lo que ocurre es que estas emociones dejan un sentimiento en nuestro día que al final acaba transformado nuestro estado de ánimo. Cuando analizas todo esto, eres capaz de aprender a gestionar muy bien el por qué te puedes sentir a veces más decaído o triste, o qué resortes te hacen sentir feliz y contento.

Juan de Dios Salinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*