Del fracaso al éxito.

Del fracaso al éxito.

Éxito y fracaso, ¿quién lo determina?.

 Hay solo una diferencia entre la gente que tiene éxito en la vida y la gente que fracasa y esta es su forma de pensar.

En nuestro país el término fracaso y éxito es un estigma que nos persigue a lo largo de toda nuestra vida. Desde que somos pequeños quedamos impregnados de sus significados y etiquetas, según la manera en la que nos han educado.

 ‘Aquella persona que no alcanza el éxito en su vida es un fracasado.’

Cuántas veces no habrás escuchado decir a tus padres ‘Estudia o serás un fracasado en la vida’ o ‘ si no estás casado a los 40 vas a ser un solterón fracasado’. Este tipo de afirmaciones programan nuestro subconsciente hasta el punto de que si no cumplimos estos parámetros nos sentimos un auténtico fracaso.

Éxito y fracaso, dos palabras que aunque puedan parecer antagónicas, tienen un componente, significativamente, relativo. La realidad es que la línea entre fracaso y éxito, como decía anteriormente, no es más que una programación mental que va a determinar la satisfacción de nuestras vidas.

 Ahora , hazte esta pregunta. ¿Qué es éxito para ti?

éxito y fracaso

Pongamos el ejemplo de Juan y Luis.

Juan y Luis son emprendedores y desean, cada uno por separado, montar un negocio. Los dos acuden a un Máster que les da los conocimientos suficientes de gestión para dirigir el negocio.

Juan se lanza a la aventura de montar el negocio de sus sueños. Una tienda de alimentación ecológica. Busca financiación, encuentra un precioso local en la mejor zona de su ciudad y abre su propio negocio. Los meses van pasando pero no hay suficientes ventas para mantener el negocio y Juan toma la decisión de cerrarlo.

¿Piensas que Juan ha fracasado o ha conseguido el éxito?

Por otra parte, Luis quiere montar una tienda de bicicletas y va al banco a pedir el crédito. Después de hablar con el director del banco y viendo la responsabilidad de pagar un crédito mes a mes, piensa que no será capaz de hacerlo. Luis se echa hacia atrás y prefiere mantenerse en su zona de confort, seguir trabajando como un asalariado y mantener su status quo.

¿Piensas que Luis es más inteligente que Juan y que la decisión que ha tomado es exitosa?

¿Veis como el concepto es relativo? Para alguno de vosotros, Luis será un fracasado por no haberlo intentado y para otros será una decisión acertada y exitosa porque no arriesga su estabilidad económica y familiar.

El estigma del fracaso en la sociedad española.

Quizá lo más notorio sea el caso de Juan. A vista de la gran mayoría de la sociedad española, Juan es un fracasado porque ha salido de su zona de confort y no ha sido capaz de sacar su negocio adelante. Ya está señalado con el dedo como un fracasado y es un estigma que le perseguirá por muchos años.

Sin embargo en la sociedad americana, este tipo de situaciones se perciben desde un prisma diferente. En EEUU a Juan se le vería como una persona que ha tenido que enfrentarse a unos retos y que de esa experiencia ha debido salir fortalecido.

Ahora bien, si entendemos el éxito como la finalidad de cumplir nuestros objetivos y el fracaso como no llegar a ellos, hoy os quiero dejar estos pequeños tips que os pueden ayudar.

 

Del fracaso al éxito.

 

1.- Esperar que en la vida, a veces no siempre se consigue lo que se pretende.

Este debería de ser el primer mandamiento sobre el éxito y el fracaso. Hasta las personas más exitosas del mundo, no siempre han llegado a alcanzar sus objetivos. Tenemos que estar entrenados para el momento en el que no llegamos a alcanzar nuestros objetivos. Lo importante en este sentido es tener un plan de contingencias (Plan B), que podamos poner en marcha de manera inmediata si nuestros objetivos no se cumplen.

 

2.- Que nuestras expectativas sean reales y alcanzables.

La gran mayoría de los fracasos vienen porque las expectativas que nos marcamos están fuera de nuestro alcance. Cuando marquemos nuestros objetivos, hemos de tener en cuenta nuestras capacidades y nuestras habilidades. Es un ejercicio de honestidad con nosotros mismos.

 

3.- Creerte que eres realmente bueno en lo que haces.

La verdadera diferencia entre la gente que se ha hecho exitosa y ha superado el fracaso, es la forma en la que esas experiencias negativas le afectan personalmente. Si en algún momento de tu vida no ha sido posible alcanzar lo que te propones, no te hundas, no por eso eres una mala persona o un mal profesional. A veces, las circunstancias que rodean a lo que nos ocurre, no dependen de nosotros. En realidad nosotros no tenemos control del 10% de lo que nos sucede en nuestra vida, pero sí que tenemos el poder de controlar cómo nos afecta ese 10%. El 90% restante es precisamente la manera en la que reaccionamos ante esas circunstancias.

 

4.- Olvídate de lo que piensen y opinen los demás.

Como ya he dicho antes, tú eres quién ha de establecer el significado del éxito y del fracaso. Olvida la percepción que tienen los demás de esta palabras y olvida la percepción que tienen los demás de ti cuando no cumples los objetivos.

 

5.- Focalízate en los objetivos y en tus fortalezas y no en los miedos.

Cuando te focalizas en algo con toda tu pasión y toda tu energía, la magia de la vida aparece. Si te centras y focalizas en los miedos y en el fracaso, ten por seguro que tendrás fracasos. Si por el contrario te centras en lo que sabes hacer y visualizas el éxito, existen muchas más probabilidades de que cumplas tus objetivos.

 

6.- Nunca se fracasa, siempre se aprende.

A partir de este punto, elimina de tu vocabulario la palabra fracaso y cámbiala por aprendizaje. Todo fracaso, implica un aprendizaje. Si no lo valoras desde esta perspectiva, puedes decir que has FRACASADO en mayúscula.

Coaching: Del fracaso al éxito, la clave está en nosotros

Os dejo una entrevista a Fernando Álvarez en Cadena Ser Madrid que habla precisamente del fracaso al éxito.

Dale Carnegie dijo que era esencial “desarrollar el éxito de los fracasos. El desánimo y el fracaso son dos de los escalones más firmes hacia el éxito.

Juan de Dios Salinas

One thought on “Del fracaso al éxito.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*