Me han llamado niño, crío, infantil y hasta una vez, me llamaron inmaduro. Y yo me pregunto…. Por qué aquellas personas que me han llamado esto, han sido y son  personas infelices, inseguras y fácilmente manipulables por su entorno. Y tengo una respuesta clara. Porque hace mucho tiempo perdieron su niño interior, su pequeña criatura que da sentido a la vida. El adulto desplazó literalmente a la parte más infantil y tierna de la persona y dejaron de soñar, de jugar, de divertirse, de bailar, de asombrarse de la vida y sobretodo dejaron de VIVIR.

Entonces cuando me llaman, niño, crío, infantil o inmaduro, una sonrisa recorre tímidamente mi cara y con gesto pícaro pienso…. Yo podría ayudarte si quisieras.

El niño interior

Photo by David Robert Bliwas (Flickr)

Sed felices y no olvidéis alimentar vuestro niño interior!!!

Juan de Dios Salinas

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *