Ladrones del tiempo

Ladrones del tiempo

Los ladrones del tiempo están más cerca de lo que imaginas.

“Valora a quien te dedica tiempo, te está dando algo que jamás recuperará.”

Esta escueta frase encierra un profundo mensaje que está transformado mi manera de actuar y pensar desde hace algunos meses. Seguramente será porque estoy en un proceso complejo de cambio personal y todo aquello que me hace “chirriar”, o llamarme la atención, investigo un poco sobre ello a ver qué señales me indican un cambio. O seguramente será porque el pasado Julio cumplí los 45 años y me he dado cuenta de que el tiempo es un valor en alza en la medida en la que cumples más años.

Lo cierto es que nunca me había planteado la importancia que tiene el tiempo porque lo he visto como un valor inagotable. Ahora, cuando ya suelo asistir a más funerales que a bodas y/o bautizos empiezo a valorar muchas cosas.

Como decía Benjamin Franklin,

“Si amas la vida no malgastes el tiempo, porque el tiempo es el bien del que está hecha la vida.”

¿Alguna vez has analizado en lo que pierdes el tiempo?

Volviendo a la frase inicial del artículo “Valora a quien te dedica tiempo, te está dando algo que jamás recuperará” es total y lícitamente aplicable a tu persona y convertirla en algo como “Valora en lo que dedicas tu tiempo, porque el tiempo que dedicas será tiempo perdido o tiempo invertido”.

Cuando analizo día a día en dónde gasto mi tiempo, me doy cuenta no del tiempo invertido, sino en el tiempo perdido en cosas que no me acercan a mis objetivos.

Gracias a Carlos Cabrera,  amigo y colega en uno de los proyectos en los que trabajo, además de trainer y especialista en gestión del tiempo, me está enseñando a descubrir estas “pérdidas de tiempo”.

Los ladrones del tiempo

No sabría si afirmarlo con rotundidad  pero, en un 90% de los casos, los ladrones de tiempo somos nosotros mismos y el 10% restante son agentes externos o que no dependen de nosotros. Algo parecido a la regla 90-10 de Stephen Covey que dice que el 10% de lo que nos ocurre está relacionado con cosas que no podemos controlar y el 90% restante es nuestra actitud frente a esas cosas.

Observa como trabajas…

Permanentemente conectado a Internet, ya sea en el PC o en el SmartPhone. Y da igual que trabajes en un despacho, en la calle, o conduciendo un tractor en el campo. Constantemente entran sonidos alertando de mensajes de voz, notificaciones de redes sociales, mensajes de Whatsapp, Line, Telegram, etc. ¿Cuál es nuestra reacción ante esta situación? Seamos honestos, creo que la gran mayoría de nosotros dejamos lo que estamos haciendo y vamos a ver qué y de quién es la alerta. Si eres capaz de contabilizar los minutos que dedicas a este tipo de cuestiones, muy probablemente llegarás a sumar algunas horas a lo largo del día. En cada interrupción tendrás que desconectar de lo que estás haciendo en este momento y volver a concentrarte de nuevo por lo que habrás de sumar, de nuevo, tiempo perdido.

Si eres de las personas que trabajas por cuenta propia y tu tiempo es facturable, estás perdiendo el poder facturar esas horas que ya son “perdidas”. En este caso, como decía, tú eres el ladrón de tu propio tiempo.

Sugerencias: Silencia las notificaciones de redes sociales mientras estás trabajando o dedicando tiempo a tu familia.  O bien dedica los tiempos muertos a revisar y contestar las redes sociales y mensajes, por ejemplo mientras vas en transporte público, en las salas de espera de hospitales o mientras esperamos que nos atienda un cliente.

Personas que son ladrones de tiempo.

Hace algunos años aprendí que existen las personas que son ladrones de tu tiempo. Son esas personas que requieren tu atención para satisfacer alguna necesidad que la gran mayoría de las veces le beneficia a ella misma y te perjudica a ti. Existen muchas personas que no aportan nada positivo y como muy bien dice mi colega Carlos Cabrera “Si #time is money, qué haces perdiendo el tiempo con una persona tóxica.”

Sugerencias: Detecta a este tipo de persona que te hacen perder el tiempo con pretextos como:

Dicen: Me gustaría saber tu opinión sobre algo…

Quieren decir: Quiero que me asesores gratuitamente por eso somos amigos, ¿No?

Dicen: Tengo una idea empresarial que…

Quieren decir:  Voy a montar un negocio, me gustaría que me asesores gratuitamente…

Dicen: Quiero que participes en este proyecto a ver cómo sale.

Quieren decir: Quiero que trabajes gratis en poner el proyecto en marcha y si se saca dinero pues ya veremos de qué manera lo repartimos.

En definitiva, hemos de ser cautos e inteligentes a la hora de saber con quién gastamos nuestro tiempo.

Enamorarnos de lo que nos gusta.

 En un proceso de gestión del tiempo tenemos que saber identificar dos conceptos. Lo importante y lo urgente. Estos dos conceptos son la clave para ser “eficientes” en nuestro trabajo. Normalmente solemos hacer aquello que nos apasiona, relegando en último lugar aquellas labores que no nos gustan o nos producen cierto rechazo. Por lo tanto centrarnos en terminar primero las tareas urgentes e importantes te liberarán de ese agobio que nos lleva a última hora a hacer las cosas con urgencia y mal hechas. Lo que ocurre es que nos centramos primero en aquello que nos apasiona y dejamos para el final lo verdaderamente urgente e importante. Y luego nos quejamos de que no tenemos tiempo y que estamos estresados.

Lo importante y Urgente

La Televisión.

Entre las conclusiones cabe destacar que los españoles cada vez pasamos más tiempo frente al televisor: (Panorama Audiovisual 2012. Edición EGEDA)

239 minutos por persona y día, cinco minutos más que en 2010 y 43 minutos por encima de la media mundial de consumo de televisión que se sitúa en 196 minutos. Los programas que más audiencia aportaron a las cadenas fueron los de ficción (32,5%), seguidos de los informativos (25%) y los culturales (13,4%). Con estos datos y si tenemos en cuenta que 8 horas son las que deberíamos de dormir y 8 trabajar, nos quedan 8 horas para nuestros hobbies, familia, amigos, desplazamientos y si a eso le quitamos las 4 horas en ver TV, creo que los datos son demoledores. ¿No os parece?

En resumen, existen muchos más ladrones del tiempo, pero todos ellos dependen de tu actitud frente a estas situaciones o personas. Recuerda que todo lo que no hayas vivido en un día, no lo volverás a poder repetir. Tienes una sola vida y 24 horas al día para VIVIRLA  ¿A qué quieres dedicarla?

Juan de Dios Salinas

2 thoughts on “Ladrones del tiempo

  1. OSCAR DEL PINO

    Muy buenas Juande,

    Me gusta leer tus pensamientos y reflexiones, hace tiempo ya que comencé a cambiar y espero cada vez mas alejarme mas de actuar con la respuesta “D” del 90/10 cuando tenga un problema…
    Es muy bueno que le des rienda suelta a tu interior a través de juandesalinas.com, debemos dedicar tiempo a aquello que nos hace bien y esto se nota que te hace bien¡¡¡
    Un abrazo,
    Óscar

    • Juande Salinas

      Hola Oscar, muchas gracias por tu comentario!! Ahí vamos…compartiendo experiencias y conocimientos que dentro de uno no sirven para mucho. Hay que cambiar este mundo, de la individualidad a la colectividad. Un fuerte abrazo.. Juande


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*