• Home
  • /Blog
  • /Crónica V Maratón Sierra de Parapanda 2013
Crónica V Maratón Sierra de Parapanda 2013

Crónica V Maratón Sierra de Parapanda 2013

Crónica V Maratón Sierra de Parapanda 2013

Hoy, como diría mi amigo Álvaro Jaldo, al cual le debo el haber competido hoy en Íllora (Gracias crack), he explotado. Y las cosas hay que llamarlas por su nombre, cuando has hecho algo mal se dice y punto. No hay excusas, no hay terceras personas, no hay quejas de dureza, cuando no vas, no vas y punto.

Esta Mañana (5-05-13) se ha celebrado el V Maratón Sierra de Parapanda, organizado por el Club ciclista Gallipatos de Parapanda. Una competición que está enmarcada dentro del campeonato de Andalucía de maratón de Mountain Bike. Para mí, ha sido la competición más dura y a la vez, por sus vistas, paisajes, dureza y diversidad del circuito, la más bonita. Más de 460 corredores tomaron la salida a las 9:30 de la mañana.

V Maratón Sierra de Parapanda Foto: Antonio Aguilera (Pedales por Granada)

V Maratón Sierra de Parapanda Foto: Antonio Aguilera (Pedales de Granada)

Las cosas ya empezaron mal nada más que arrancar. 460 ciclistas llenos de testosterona (ellos) y estrógenos (ellas) se abalanzaban hacia la puerta de la finca del molino que tienen los Duques de Wellington en Íllora, no sin antes hacer una salida neutralizada (me río yo de las salidas neutralizadas, parece que puntúan!! ) por el pueblo.

Se empezó muy, muy fuerte y mis piernas no se movían, pesaban, estaban rígidas y no había forma de subir las pulsaciones. Me pasaban por la derecha, por la izquierda, por arriba, y algún topo, seguro que por debajo (nada más pensarlo me dan escalofríos). Elías Ortiz (Compañero de equipo del Club Dr.bike) se pone a mi lado y me dice “Esta es la rueda buena a seguir” jajaja hoy no Elias, hoy no. Pasamos por Alomartes, pueblo de interior, vecino a Íllora y de nuevo vuelta al punto de salida para afrontar las graciosas y desafiantes rampas que nos acompañarían en todo el recorrido. Algunos cayeron en esas primeras subidas y alguna posición iba recuperando, no sin analizar el pulsómetro y mis sensaciones constantemente que no eran nada buenas. No había forma de subir de las 160 ppm y las piernas parecían de escayola.

El primer avituallamiento, situado en el cortijo de la cuesta, fue ignorado por completo intentando centrarme en recuperar las posiciones perdidas al principio de la ruta. Por aquella zona me encuentro al amigo Juan Andrés (Jasanrol MTB – del equipo pedales de Granada), que últimamente nos vemos en todos los saraos deportivos, y sigo mi camino hacia la fuente del Rosal donde se hallaba el segundo avituallamiento, que por supuesto fue ignorado (Menuda carga de hidratos llevaba yo encima) en busca de arañar algunas posiciones.

Pasamos por un sitio que no pude evitar reírme. Era una pequeña bajada en sendero y un cartel que decía “Vereda del terror”, os juro que esperaba que algún voluntario iba a estar agazapado con una máscara y una escoba (Al estilo tren de la bruja). Después pregunté y me dijeron que le pusieron ese nombre haciendo honor a su peligrosidad (que se vengan un día de enduro con el club Dr.Bike, seguro que después de esto le acaban poniendo de nombre a la vereda, “mil flores” o “vereda de la margarita enamorada”).

Coñas aparte, el terreno muy bonito. Después de una larga subida hacia el Valle de Sierra Pelada y antes del tercer avituallamiento, me encuentro al amigo de Pedales de  Granada Antonio Aguilera tumbado bajo un árbol, más fresco que una rosa echando fotos. Y pienso…. Así me gustaría estar a mí, que iba con menos cadencia que el motor de un avión de papel.

Paro por primera vez en un avituallamiento y me encuentro al  amigo Sergio Robles de Photodeportes haciendo fotos (Este hombre parece omnipresente, te lo encuentras en todo el recorrido y nunca lo ves que te pase con su moto BMW ). Un gajo de naranja y un par de plátanos es el combustible con el que lleno mi depósito, que por cierto es más barato que el diesel o la gasolina (A ver si cogemos más la bici y dejamos los coches en casa). Paro más adelante a hacer un cambio de aceite y filtro (echar una “meailla” en el argot ciclista) y veo a Juan Andrés (Jasanrol) que pasa como una exhalación. Lo pillo un poco más adelante y me dice “Ese Juandeeee” jeje qué buen rollo hay en las carreras.

Empiezo a encontrarme algo mejor por el kilómetro 40, con mejores sensaciones y subo el ritmo. Bajando una vereda-trialera muy bonita le pido paso a uno que iba mucho más lento y me suelta “Lo veo una insensatez” (o algo parecido). ¿Insensatez? Pero “criaturica”, que esto es una carrera, que no es Verano Azul y pegándole una pasada por fuera de la vereda lo dejo más callado que el cajero de un peaje.

A partir de aquí todo se vuelve pornográficamente obsceno, 8 kilómetros de duras subidas hasta coronar las antenas (Que digo yo…que las antenas las podrían haber puesto un poquito más abajo) y más de veinte puestos que recupero, ya que mi cadencia iba mejor, aunque las pulsaciones no subían de 155 ppm. Y desde arriba, llegando al kilómetro 52 de la carrera, me encontré con una bajada trialera y endurera de las que me gustan, eso sí, mi costilla fisurada y mi escafoides maltrecho me suplicaban que me lo tomara con tranquilidad, pero a veces me gusta hacerme el sordo y esta era una ocasión para ello.

Foto cedida por Juan Andrés (Jasanrol MTB)

Foto cedida por Juan Andrés (Jasanrol MTB)

Pensando que ya sólo me quedaba bajar, eché todo el aliento en subir posiciones, sin saber que me aún me quedaban 6 kilómetros de dura subida asfaltada. Por entonces mis piernas ya tenían más fuerza y empecé a recuperar otras 10 posiciones hasta que empezamos a bajar a meta (quedaban 8 kilómetros) y seguía recuperando posiciones. Ya en meta, (km.75) el amigo Paco Anguita (speaker del evento) me para para hacerme una pequeña entrevista sobre la carrera (Amigo Paco, no me salía la voz, dejé el aliento 13 kilómetros más arriba).

Genial la participación de mis compañeros de equipo Santi Ruiz, que se proclama campeón de Andalucía en Master 50 y al de su hijo Germán Ruiz que hace un excelente puesto, 3º en categoría sénior. Ya en la zona de meta y después de una ducha y cambio de ropa me encuentro a las féminas del club Granabike y saludo a Alicia Delgado que estaba muy contenta por haber terminado la carrera. De nuevo un poco de charla con Juan Andrés, Antonio Aguilera y vuelta a casa a poner las piernas en alto. Amigo Pablo Tejada (Requena), tenías razón, acabaría corriendo esta carrera!!

Os dejo el enlace a la ruta por si os apetece hacerla: Ver ruta en Wikiloc

CONCLUSIONES:

Hoy he ido bastante mal por diferentes motivos:

1.- Haber dormido sólo 4 horas la víspera de la carrera.

2.- Correr las 24 horas de Puerto Lumbreras y las 8 de la Garza Series sin descanso entre fines de semana.

3.- No seguir correctamente los entrenamientos en los últimos 15 días.

4.- No estirar todos los días.

5.- Y la más importante, no estar MOTIVADO para correr esta carrera.

LECCIONES APRENDIDAS EN EL DIA DE HOY

En nuestra vida, la motivación es el motor que mueve el mundo. Cuando no estás motivado no das el 100% de tu potencial. La motivación radica en la mente y es un anabolizante natural y saludable que te permite obtener resultados. Una falta de motivación a su vez puede estar influenciada por una falta clara de objetivos definidos, alcanzables y medibles.

Debemos ser auto-críticos con nuestros resultados y no echar la culpa a agentes externos, como que la carrera ha sido muy dura o la bici es pesada, etc. Para mejorar en nuestras vidas hemos de ser honestos con nosotros y saber cuándo hemos fallado por no ser auto-disciplinados.

Un aspecto importante a destacar, que me ha permitido terminar la carrera el día de hoy (a partir del kilómetro 40) , ha sido establecer pequeñas metas que me han reforzado positivamente y me han ayudado a terminarla. Subir un puerto, adelantar a “X” ciclistas, llegar a la curva que se ve a lo lejos, han sido objetivos determinantes para la consecución de este maravilloso V Maratón Sierra de Parapanda. Recordad que no soy un profesional, soy un amateur con 43 años que le apasiona vivir experiencias con la bicicleta.

Como siempre, con todos los sentidos puestos en la vida para aprender de cualquier situación.

Gracias a todos!!

4 thoughts on “Crónica V Maratón Sierra de Parapanda 2013

  1. Jorge Aguilera

    Amigo Juande, lo primero darte las gracias y la enhorabuena por compartir con todos nosotros tus interesantes experiencias en un blog tan chulo 😉
    Me gustaría añadir en mi humilde opinión que las carreras ciegan a sus participantes. Como en el camino de la vida, nos cegamos y solo vemos la meta, nada más, parecemos burros que solo pueden mirar hacia una dirección porque las anteojeras no les permiten contemplar la plenitud que les rodea.
    Para mí el deporte son historias de superación personal en lugar de competiciones para sobrepasar y pisotear rivales, aunque desgraciadamente los dioses del Olimpo se empeñan en vendernos el deporte como lo segundo a “traganudos” para poder permitirse el lujo de comprar nuestra a alma a un precio irrisorio.
    Resumiendo, opino que llegaste a lo más alto del podium porque fuiste capaz de superarte y superar todos los miedos y barreras que fueron surgiendo en tu senda.
    Enhorabuena machine! A seguir disfrutando y aportando valor con tus lecciones de vida.
    Un abrizo

    • Jorge, muchas gracias por tu comentario. Lo cierto es que corro para superar mis propios miedos y para tener una disciplina. El deporte te ayuda, no sólo a estar en forma, sino a trabajar interiormente. Subo al cajón cada vez que saco conclusiones de mis experiencias, como tú muy bien dices, ya soy ganador, ganador de experiencias. Gracias por estar siempre presente en muchas de ellas. Un abrazo machine!!!

  2. Antonio Aguilera

    Juande, si después de una paliza, tienes ganas de recordarla tan expresivamente, es que tienes gana de la próxima y eso es buena señal.
    Gracias por transmitirnos tu forma de ver la carrera

    • Antonio, muchas gracias a ti por ser un referente y un gran narrador gráfico de nuestro deporte en Pedales de Granada. Lo de quedarme con ganas de otra, me suele ocurrir después de una buena ducha y reponer los hidratos perdidos, así que seguiremos trabajando en ello. Aunque también te digo, que no descarto en absoluto, tu propuesta de tumbarme bajo un árbol para hacer fotos en vez de correr una carrera. Un abrazo:)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*